Piel-Plástico-Melocotón

Buenos días, amigos.

Para comenzar como corresponde el lunes, desde Peripecias en la Azotea, siempre os recomendamos un buen café y un rico texto. Al saborearlos, dedicamos unos minutos a nosotros y eso hace que prosigamos nuestro quehacer diario, con otras ganas.

Antonio

Pues bien, al texto de hoy le va como acompañante un chocolate caliente o un café con densa espuma. El relato se titula Piel-Plástico-Melocotón. Es un regalo del escritor Antonio Navarro Barriga, que por suerte  vendrá a visitarnos – como ya sabéis – el próximo 11 de febrero, a las 20:30 horas en el Rte. Pilar del Toro (Granada).

Desde aquí os invitamos a nuestro peculiar club de lectura, donde conocer una obra y  a su autor, nunca fue tan natural y ameno.

Gracias, Antonio Navarro Barriga.

Pielplástico-melocotón

Hacía algunos años que vivía sola, era madre de tres hijas y dos hijos. Su marido y ella habían trabajado duro para darles una buena educación, cuando quedó viuda el esfuerzo fue mayor aún, pero no cejó en su empeño de facilitarles la mejor formación posible. El día que el menor de sus hijos finalizó los estudios supo que se quedaría sola sin remedio, y cuando llegó la jubilación buscó la manera de estar entretenida, pero el tiempo pasó y cada vez era más difícil mantener la actividad.

Sigue leyendo

Vamos al lugar donde se sienten las palabras.  

 

 

Se siente.

Una banda sonora silenciosa,

abriéndose camino al alma.

Rebosarás toda emoción inocua.


Se siente.

Donde cada mar parecerá un lago

las cámaras se quedan cortas.

Paisaje perdurando en el recuerdo.


.

Se siente.

Mientras vas al interior de tu ser

Y respiras verdades limpias.

Sabiendo así lo que la senda ofrece.

danubio barca

Danubio for Aximetrica para Matilde. 2015.

Vamos al lugar donde se sienten las palabras.

Matilde Amaris. Granada, 2015.

Cherry

 

 

 

Dibujo líneas de tu boca,

ni cerrando los ojos me equivocaría.

Paleta de colores que el corazón invoca,

si no estuvieras aquí, moriría.

wpid-img_20150621_131545_20150621132700814.jpg

Cherry by Peripecias en la Azotea

Me miras de cerca, tu boca me lame.

Juegos con lengua, abro y te muerdo.

Llama a la puerta, nuestro viejo perfume.

Entra, con lo que nos queda de aliento.

 

 

 

Nana de la Tata rara

 

 

Dicen que en esta casita vivía  “La Tata rara”.

Una señora que desde muy niña, olvidó hablar. Los vecinos que se acercaban a su ventana, la podían encontrar jugando con las palabras en su cocina. Las mezclaba y las rebozaba. Agrupaba sus palabras en su bandejita de barro y bailando al son de su musiquilla, en el horno las gratinaba.

princesa

 

Un día, mi abuelo se acercó. Sabía de sus buñuelos cantores  y quiso saber y probar sus famosas palabras rellenas. Eso hizo y con ella por siempre se quedó.

princesas

Dicen que nunca existió, mujer más fuerte en este lugar. Que cantando bajito te podía emocionar.

Y para ya terminar, os mostramos una de sus cancioncillas. Se la inventó una mañana, estando en el telar.

La repetía y repetía hasta la saciedad.

 nana Y así es como os presentamos nuestra nana. Para que se la regales a quién tú quieras.

Se canta bajito y a la luz de las velas, les gusta a grandes y pequeños; a amantes y a mascotas.

 Matilde Amaris.